Estás navegando por el archivo de Roald Dagl.

Día del Libro 2018

el 23 abril, 2018 en Recomendaciones temáticas

En “Memorias del subdesarrollo”, cuento incluido en el genial Movimiento perpetuo, Augusto Monterroso recordaba que la biblioteca de su barrio era tan pobre que sólo tenía libros buenos… A menudo la adicción a la literatura viene determinada por el acceso a pocos pero escogidos libros (“los pocos pero doctos libros juntos” de Quevedo), pero a partir de ahí el apetito se abre y, con frecuencia, la locura se desata. Hoy es un día para celebrar especialmente los libros, para agradecerles su importancia central en nuestras vidas, para sacarlos a la calle y compartirlos, para exhibirlos y airearlos y presumir de ellos. Desde ‘Los Libreros Recomiendan’ queremos celebrar el Día del Libro y la jornada paralela de Sant Jordi releyendo diez libros que, cada uno a su manera, hablan precisamente sobre libros.

 

MENDEL EL DE LOS LIBROS, de STEFAN ZWEIG (ACANTILADO)MENDEL EL DE LOS LIBROS, de STEFAN ZWEIG (ACANTILADO)

Sentado durante más de treinta años en la misma mesa del café Gluck de Viena, desde las siete y media de la mañana hasta la hora de cierre, el librero Jakob Mendel “leía con un ensimismamiento tan impresionante que desde entonces cualquier otra persona a la que yo haya visto leyendo me ha parecido siempre un profano”. Con su memoria prodigiosa, un “hombre-Google” de los años veinte, Mendel se entregaba en cuerpo y sobre todo en alma al “politeísmo brillante y multiforme de los libros”, ajeno por completo a una actualidad que, en lo que afectaba a los judíos como él, comenzaba a complicarse. Mendel el de los libros es un cuento perfecto que funciona también como parábola de lo trágica que puede resultar a veces la excesiva concentración en lo que a uno le apasiona, con su consiguiente alejamiento de la realidad, tema sobre el que Stefan Zweig ya había advertido en otras obras suyas, como Los ojos del hermano eterno.

Encuéntralo en tu librería.

 

LA CASA DE LOS VEINTE MIL LIBROS, de SASHA ABRAMSKY (PERIFÉRICA)LA CASA DE LOS VEINTE MIL LIBROS, de SASHA ABRAMSKY (PERIFÉRICA)

Si el Jakob Mendel de Zweig es un personaje de ficción, el librero Chimen Abramsky fue perfectamente real, y la verdad es que ambos hombres están unidos por varias similitudes. Su nieto, el periodista Sasha Abramsky, cuenta en este libro su vida, y el mejor modo que encuentra para hacerlo es construir algo parecido a una biografía de su biblioteca, esas “paredes de palabras” a las que su abuelo dedicó la vida. La suya, en una Inglaterra donde no faltan precisamente las buenas colecciones privadas, fue “probablemente la mejor biblioteca de historia judía”, y, además, “la colección privada más completa del mundo sobre literatura socialista”. Su casa tenía túneles entre los libros que tenían “exactamente la forma de su silueta”, pero, por encima de la cantidad, Sasha acierta a entender que ese trabajo, esa acumulación, fue ante todo una “obra de amor, de respeto al pasado”.

Encuéntralo en tu librería.

 

 

LOS ENEMIGOS DE LOS LIBROS, de WILLIAM BLADES (FÓRCOLA)LOS ENEMIGOS DE LOS LIBROS, de WILLIAM BLADES (FÓRCOLA)

En este decimonónico ensayo “contra la biblioclastia, la ignorancia y otras bibliopatías”, según reza su subtítulo, el impresor William Blades advertía contra los peligros casi consabidos de las polillas, los incendios, las inundaciones, los ladrones o la humedad, pero también con enemigos nunca catalogados, como los encuadernadores irresponsables, los niños y criados, y hasta los lectores (no llegó a tiempo de conocer otros grandes peligros como las mudanzas continuas y los divorcios, de los que tanto sabemos ahora…). El editor Javier Jiménez aprovecha en el epílogo para arremeter contra otras amenazas más actuales (fundamentalmente comerciales, económicas y políticas…), pero a esas alturas, leído ya el tratado, ha quedado muy claro que la bibliomanía puede ser también muy agresiva ya no con los competidores, sino con los propios volúmenes, víctimas pasivas de trastornos, compulsiones y carencias ajenas.

Encuéntralo en tu librería.

 

LOS PRIMEROS EDITORES, de ALESSANDRO MARZO MAGNO (MALPASO)LOS PRIMEROS EDITORES, de ALESSANDRO MARZO MAGNO (MALPASO)

Por sus peculiaridades de todo tipo, por su belleza casi insoportable, son innumerabes y continuos los libros que acaban fijándose en Venecia, admirándola, intentando describirla… Lo que no sabíamos es que también muchos libros, en los mismos orígenes de la modernidad, habían comenzado allí, y que nuestros gremios de editores tienen en “la Serenísima” un precedente difícil de superar. Fue, efectivamente, en esas singulares calles de agua donde se inventó el libro de bolsillo, o el best seller, o comenzó a imprimirse mapas, y libros de cocina, y pornografía… Como sucedió hace unos años con el curioso Venecia es un pez, de Tiziano Scarpa (que nos ofrecía por fin la perspectiva que de Venecia tiene uno de sus hijos, y no un perplejo viajero o un vulgar poeta…), es el veneciano Alessandro Marzo Magno quien explica en este libro hasta qué punto pudo concentrarse en su hermosa ciudad la actividad editorial de toda una época.

Encuéntralo en tu librería.

 

LA BIBLIOTECA DE LOS LIBROS RECHAZADOS, de DAVID FOENKINOS (ALFAGUARA)LA BIBLIOTECA DE LOS LIBROS RECHAZADOS, de DAVID FOENKINOS (ALFAGUARA)

Los libros han sido también uno de los pretextos más socorridos para armar tramas policiacas, de misterio, de novela negra, algunas tan exitosas como El club Dumas o su franquicia, El club Dante… La aparición o búsqueda de manuscritos, el robo de incunables, los mensajes cifrados en libros impresos… han dado mucho juego desde los inicios del género, y han tenido también su vertiente humorística. En esta exitosa novela, el francés David Foenkinos funda en un pequeño pueblo de la Bretaña eso que el título anuncia, y hay quien entre sus estanterías de originales, carpetas y manuscritos encuentra alguna sorpresa…

Encuéntralo en tu librería.   ¿Lo prefieres en bolsillo?

 

MIENTRAS EMBALO MI BIBLIOTECA, de ALBERTO MANGUEL (ALIANZA)MIENTRAS EMBALO MI BIBLIOTECA, de ALBERTO MANGUEL (ALIANZA)

Si el editor Manuel Borrás ha afirmado varias veces que su autobiografía es el catálogo de Pre-Textos (su editorial), lo mismo podrían decir muchos de sus bibliotecas privadas, que a lo largo de los años (y muy especialmente si están organizadadas según el orden cronológico en el que los libros fueron llegando y siendo leídos) van convirtiéndose en un relato sentimental e intelectual, un cuaderno de bitácora, casi un autorretrato. Las mudanzas lo hacen evidente, y en este improvisado y acaso indeseado libro, Alberto Manguel, que tanto ha pensado y escrito sobre bibliotecas, cuenta cómo tuvo que empaquetar, encajar y trasladar la suya por determinados trastornos inmobiliarios, viéndose en el brete de desempolvar y precintar su memoria, su trabajo de décadas, sus afectos. Una experiencia casi traumática que se convierte en una experiencia plenamente gozosa, un primer balance general pero también un estado de la cuestión, un catálogo bibliográfico que es también un inventario de su intimidad.

Encuéntralo en tu librería.

 

 

LOS REINOS DE PAPEL, DE JESÚS MARCHAMALO (SIRUELA)LOS REINOS DE PAPEL, DE JESÚS MARCHAMALO (SIRUELA)

Jesús Marchamalo es el mejor y más activo divulgador del amor por los libros que campea en los últimos años por las selvas de los medios de comunicación y por los campos abiertos de los propios libros. Ha escrito ya varios “metalibros” en los que éstos se celebran y se explican, y entre ellos destacan dos volúmenes en los que Marchamalo ha reunido sus entrevistas a escritores a propósito de sus propias bibliotecas privadas: después de Donde se guardan los libros, han llegados estos “reinos de papel”, en los que Bernardo Atxaga, Ignacio Martínez de Pisón, Rosa Montero o David Trueba enseñan sus colecciones, explican su orden, destacan ejemplares especiales por uno u otro motivo.

Encuéntralo en tu librería.

 

 

ATLAS DE LITERATURA UNIVERSAL, de PEDRO GARCÍA MARTÍN (Coord.) (NÓRDICA LIBROS)ATLAS DE LITERATURA UNIVERSAL, de PEDRO GARCÍA MARTÍN (Coord.) (NÓRDICA LIBROS)

La verdad es que en pocas ocasiones los libros cruciales de nuestras vidas coinciden con los libros decisivos de la Historia, pero suele llegar un día en que nuestra propia formación y el mundo empiezan a compartir intereses. Es el momento de acercarse a los verdaderos clásicos, los textos fundacionales, los libros determinantes, los literalmente imprescindibles de la Historia y para la Historia. Ilustrado por mapas de Agustín Comotto, y coordinado todo por el catedrático Pedro García Martín, este atlas resume la historia de la literatura universal, y propone una “vuelta al mundo en 35 obras” completamente indiscutibles, desde el Poema de Gilgamesh hasta el ‘boom’ de la literatura latinoamericana, comentado cada título por un escritor relevante.

Encuéntralo en tu librería.

 

CONTRA LA LECTURA, DE MIKITA BROTTMAN (BLACKIE BOOKS)CONTRA LA LECTURA, DE MIKITA BROTTMAN (BLACKIE BOOKS)

En un libro menos insolente de lo que su título parece sugerir (algo que explica la autora en el “prólogo para españoles” que ha escrito específicamente para esta edición), la profesora inglesa Mikita Brottman propone “Un ensayo dedicado a los lectores que no creen que los libros sean intocables”. Provocadora pero seria, Brottman se sorprende al enterarse gracias a una encuesta de lo poco que los buenos lectores gastan en libros, especula sobre los mejores lugares para la lectura, defiende convincentemente que sacralizar los libros es casi ir en contra de su espíritu. Acaso, parece decir, sería mejor tratar los libros a patadas: al menos así habría un contacto directo real con ellos…

Encuéntralo en tu librería.

 

 

MATILDA, DE ROALD DAHL (ALFAGUARA)MATILDA, DE ROALD DAHL (ALFAGUARA)

“–Papá –preguntó Matilda–, ¿no podrías comprarme algún libro?

–¿Un libro? –preguntó él–. ¿Para qué quieres un maldito libro?

–Para leer, papá.

–¿Qué demonios tiene de malo la televisión?”

Como una pequeña don Quijote, la niña Matilda devora a sus cinco años todos los libros que caen en sus manos, pero eso no la conduce a la demencia (a pesar de su entorno, especialmente hostil) sino, como mucho, a las travesuras. Como suele suceder con la mejor literatura juvenil, éste no es un libro para niños, sino en realidad una descarnada defensa del autodidactismo y de la independencia, un furioso alegato contra ciertas formas de autoridad, una inclemente bronca a los padres, esos que piensan, tan sensatamente, que “uno no puede labrarse un futuro sentado sobre su trasero y leyendo libros de cuentos”…

Encuéntralo en tu librería.