Estás navegando por el archivo de Periférica.

“Ornamento” de Juan Cárdenas

el 2 marzo, 2015 en Libro de la Semana

Ornamento

Ornamento

Cárdenas, Juan

ISBN

978-84-16291-07-6

Editorial

Periférica

Mas información

Un laboratorio apartado de la ciudad. Una nueva droga que únicamente causa efecto en las mujeres. Cuatro sujetos de estudio. Es este el punto de partida de la nueva obra del escritor colombiano Juan Cárdenas (Popayán, 1978), una novela distópica que se sirve de las relaciones entre tres personajes (el científico que se encarga de la investigación, uno de los sujetos estudiados y la mujer del primero, una reconocida artista plástica adicta a la cocaína) para desarrollar su trama.

En “Ornamento se alternan dos voces narrativas: el mundo es visto a través de los lúcidos ojos del científico y completado por los monólogos alucinados del sujeto de estudio, que en su éxtasis narcotizado hace añicos cronología y objetividad.

No recuerdo quién afirmó que la pesadilla del siglo XX era la realidad del siglo XXI; resulta inevitable que el texto de Cárdenas provoque en el lector reflexiones más bien funestas acerca de diversos asuntos de actualidad: la dirección hacia la que se dirige la sociedad occidental (se llame hipermoderna o se llame sociedad del espectáculo), la legalización de las drogas, el porvenir de nuestras ciudades, la democratización del placer, la búsqueda de la felicidad, el abismo del alma o los complicados equilibrios entre el autocontrol y la evasión, entre la ciencia y el espíritu.

El intelecto retuerce las palabras hasta despojarlas de su significado y vaciarlas de vida. El símbolo olvida su sentido; se convierte en esqueleto, en mero ornamento. El discurso filosófico deviene angustia dialéctica y los diferentes ámbitos de la vida cotidiana se quedan sin otra razón de ser que un fingido savoir faire y el valor estético (la estética se convirtió en una mujer coja desde que la ética le fue extirpada).

Pura apariencia, mundo plano: este es el discurso que subyace a “Ornamento”, sustanciosa y fluida novela que atesora una gran profundidad vital en su sencillez narrativa. Puede que una obra literaria no consiga cambiar el mundo, pero, si es un reflejo de éste, ayuda a interpretarlo.

Marina P. de Cabo, Literanta Llibres i Café (Palma de Mallorca).

“Fuerzas especiales” de Diamela Eltit

el 2 febrero, 2015 en Libro de la Semana

Fuerzas especiales

Fuerzas especiales

Eltit, Diamela

ISBN

978-84-16291-05-2

Editorial

Periférica

Mas información

Hace unos años pedí a mis personas más queridas que me dijeran el nombre de su escritora favorita. En la lista que aún guardo salieron los nombres de Alejandra Pizarnik, Clarice Lispector, Rosario Castellanos, Alice Munro, Flannery O’Connor… Y salió, también, el de Diamela Eltit. Busqué libros de todas ellas para la Librería, pero no encontré nada de Diamela, y la olvidé.

Pasados unos años me llegó un título editado por Periférica de la autora chilena: “Jamás el Fuego Nunca“. Lo leí y me quedé sobresaltada e impactada por el uso del lenguaje. Y volví a olvidarla.

Ayer pasé el día leyendo “Fuerzas especiales“, la décima novela de Diamela Eltit que también ha publicado en nuestro país la Editorial Periférica. Ahora sé que nunca olvidaré a esta autora, porque nunca podré salir del asombro que el texto me ha provocado.

Fuerzas especiales“ es una novela breve (algo menos de doscientas páginas) que refleja la vida de las poblaciones marginales y marginadas en edificios de bloques con puertas carcelarias y sometidas a las continuas agresiones policiales de las fuerzas especiales. Un texto narrado por una joven de barrio que habla de su trabajo como prostituta en el cíber del bloque y de su relación con el Lucho y el Omar. Un texto asfixiante y lleno de armas que nombra sin pudor la vida de familias que sobreviven en una ratonera sin aparente salida.

Busco un adjetivo para el libro. No me sirve decir que es maravilloso, decir que es imprescindible, decir que es impactante, decir que es extraordinario, decir que es perfecto. Solo una palabra me sirve: brutal. Sí, brutal y descarnado este texto en que cada palabra es una bala precisa, en que el dolor cobra vida en cada verbo, en que cada herida tiene un hueco, un nombre, un rastro. Brutal por la realidad que cuenta, brutal por el ritmo asfixiante de la voz que narra, brutal por la exactitud de cada palabra.

Me pregunto a quién puedo recomendarle este libro y se me ocurren varias personas fuertes y arriesgadas. Me pregunto qué traductores serán capaces de pasar el texto a otra lengua y cuál será el resultado. Me pregunto cómo puede sonreír la autora y mantener la mirada plácida después de haber nombrado el dolor, la miseria, el margen, con todas sus letras. Me pregunto, al fin, cómo mantener la esperanza.

Fuerzas especiales“ es un texto duro sobre la dura realidad de poblaciones marginales de cualquier lugar. Un texto cuyo título alude a grupos policiales concretos y, también, a la especial fuerza que hay que tener para sobrevivir al horror y mantener la esperanza. Y es que, dentro de la miseria, la violencia, la suciedad y la tristeza, la voz de la protagonista se alza lúcida y solidaria dejando entrever la posibilidad de que, alguna vez, las cosas cambien y se detengan las armas.

Izaskun Legarza, Librería de Mujeres de Canarias (Santa Cruz de Tenerife)

“Cómo aprendí a leer” de Agnès Desarthe

el 26 noviembre, 2014 en Libro de la Semana

Cómo aprendí a leer

Cómo aprendí a leer

Desarthe, Agnès

ISBN

978-84-92865-66-6

Editorial

Periférica

Mas información

Esta es la historia de la propia autora, desde niña a la actualidad. En ella nos cuenta cómo se negaba a disfrutar de la lectura con gran pesar de su padre que nunca perdió la esperanza.
Cuando descubrió su placer, ya adulta, también se metió , como por casualidad, en el mundo de la traducción.
Una vida dedicada a la lectura a pesar de sus propósitos de niña.
Libro ágil y emocionante.

 
 

Chema Aniés de Librería Anónima (Huesca)

 
 

Sinopsis:

Como una niña que se niega a comer lo que le ponen en el plato, la protagonista de este libro no entendía las líneas que pasaban ante sus ojos y escupía las palabras. Le gustaban la brevedad, la música y las imágenes de la poesía, pero obstinadamente se negaba a tragar las grandes novelas. A veces, los planes ideados por su padre, un prestigioso pediatra, la llevaban a leer novelas negras que sí la cautivaban; pero nunca “Madame Bovary“, por ejemplo. Entusiasta y optimista desde bebé, la protagonista —que no es otra que la propia autora, Agnès Desarthe— pensaba que al acceder al lenguaje estaría en condiciones de decirlo todo. Habría una palabra para cada sensación, para cada cosa vista, tan eficaz como el dedo que apunta al cielo con un grito inarticulado y que significa al mismo tiempo: avión, velocidad, flecha, ruido, miedo, belleza, relámpago, cohete, estrella, azul. Pero las palabras, sentía Agnès ya de adolescente, «eran imprecisas, poco numerosas, rígidas y ocupaban mucho espacio». Hasta que todo cambió. Eso sí: muchos años después.

 
 

Agnès Desarthe nació en París en 1966, hija de padres judíos procedentes de El Líbano y Rusia. En 1993, su primera novela, Quelques minutes de bonheur absolu, la descubrió como una de las escritoras francesas más relevantes de su generación. La segunda, Un secreto sin importancia, la consagró: obtuvo el premio Livre Inter de 1996 y vendió 50.000 ejemplares en sólo un mes. En España fue publicada por Mondadori al año siguiente. Esta misma editorial publicaría en 2000 Cinco fotos de mi mujer. Desarthe es autora también de novelas como Mangez-moi (2006); Le remplaçant (2009), Dans la nuit brune (2010) o Ce qui est arrivé aux Kempinski (2014), así como de numerosos libros para niños y traducciones de autoras como Virginia Woolf o Cynthia Ozick.