Estás navegando por el archivo de memorias.

“Concha Méndez. Memorias habladas, memorias armadas”, de Paloma Ulacia Altolaguirre

el 9 julio, 2018 en Libro de la Semana

Concha Méndez. Memorias habladas, memorias armadas

Concha Méndez. Memorias habladas, memorias armadas

Ulacia Altolaguirre, Paloma

ISBN

978-84-17266-46-2

Editorial

Editorial Renacimiento

Mas información

Concha Méndez (Madrid, 1898 – Ciudad de México, 1986) nació en una familia acomodada. La mayor de once hermanos, estaba destinada a ser una «niña bien» que pasaría la vida entre bailes y paseos, sin muchas preocupaciones. Pero era una mujer de carácter que no entendía el mundo y quería hacer algo para cambiarlo. Fue poeta, editora, impresora, viajera, campeona de natación, una de las fundadoras del Lyceum Club y de las primeras mujeres que se atrevieron a quitarse el sombrero en un gesto provocador.  Ya de niña mostró su carácter rebelde cuando un amigo de su padre, de visita en su casa, preguntó a sus hermanos qué querían ser de mayores y ella, que no estaba incluida en la pregunta (porque “las niñas no son nada”), se rebeló diciendo que sería capitán de barco.

En sus veraneos familiares en San Sebastián conoce a Luis Buñuel, con quien empieza un noviazgo que dura siete años. A la señorita de compañía que les vigilaba en sus paseos le parecían bichos raros: «qué raros son ustedes, son extrañísimos: hablan de cosas que yo no entiendo». Buñuel, que le regalaba insectos y ratones blancos, jamás la mencionó en ninguno de sus escritos y la mantuvo al margen de su vida en la Residencia de Estudiantes. Pero Concha no necesitaba al cineasta para llegar hasta sus amigos: quiso conocer a Lorca y lo llamó presentándose como «la novia desconocida de Buñuel». «Y ahora, entre tanta gente putrefacta con quien trato, mi consuelo es escribir y pensar en vosotros [...] Verdaderamente, sois lirios entre el fango», escribiría a Federico en una carta. Su mundo se transformó la tarde que escuchó al poeta granadino recitar en el Retiro y descubrió que ella también sabía y quería escribir poemas; allí conoció también a Maruja Mallo, de quien sería gran amiga. Esa misma noche escribió sus primeros versos, que mostró al día siguiente a Rafael Alberti, quien, sorprendido, no podía creer que no llevara tiempo escribiendo. En 1926 publica su primer poemario, Inquietudes (que Ernestina de Champourcín definió como «un prodigio de intuición femenina»), al que seguirán Surtidor, Niño y sombras (a raíz de la muerte de su hijo al nacer), Sombras y sueños y otros veinte poemarios y obras de teatro.

Nada más cumplir veinticinco años viajó a Londres, donde trabajó como profesora de español. Allí coincidió con Salinas y con Lorca y Fernando de los Ríos, que viajaban a Nueva York. En el barco de vuelta, un marinero le regaló el corazón de un pez que aún latía. Después viajó a Argentina.  En Buenos Aires entabla relación con Norah Borges y Guillermo de Torre, quien le publica poemas todas las semanas en La Nación y le ayuda a publicar su poemario Canciones de mar y tierra. Gómez de la Serna le regaló una greguería: «El elefante es un fotógrafo que nos hace una ampliación».

De vuelta en Madrid, Lorca le presenta a Manuel Altolaguirre en el Café de la Granja del Henar. Pronto Concha ofrece al tipógrafo e impresor asociarse: ella pondría el dinero que había ganado trabajando en Argentina para comprar una pequeña imprenta que instalan en una habitación del hotel Aragón. Él hacía el trabajo tipográfico y ella, casi todo lo demás: vestida con un mono azul de mecánico hacía girar la imprenta que alumbró los ejemplares de la revista Héroe, donde publicaron los mejores poetas de la Generación del 27. Ésta fue la primera de las revistas que editarían juntos, después vendrían, entre otras, Poesía, Caballo Verde para la Poesía, 1616, La Verónica (ya en el exilio cubano) y obras emblemáticas como El rayo que no cesa de Miguel Hernández, Primeras canciones de Lorca o La realidad y el deseo de Cernuda. Mucho se ha hablado de la importancia de Altolaguirre en la difusión de las obras de la Generación del 27, pero sin Concha Méndez, probablemente, estas revistas nunca hubieran visto la luz.

En 1932 Méndez y Altolaguirre se casan, lo que supone un escándalo pues ella era siete años mayor. Carlos Morla Lynch decía tener la impresión de que «Manolito se casa con su tía o su mamá». Sus testigos son Juan Ramón Jiménez, Cernuda, Lorca, Moreno Villa, Vicente Aleixandre, Jorge Guillén y Morla Lynch. Al salir de la Iglesia de Chamberí, Juan Ramón tiraba monedas a los niños mientras les jaleaba para que gritaran «¡Viva la poesía! ¡Viva el arte!». Con la llegada de la guerra se exiliaron, primero en Cuba y después en México, de donde ya nunca volvieron  más que de visita. En México se hizo construir una casa en un terreno que tenía en el centro un árbol colonial, que ella dejó dentro del salón. A esa casa llegaría a vivir Luis Cernuda en 1952, y en ella murió.

Se puede seguir hablando de la vida de esta mujer enorme mucho tiempo, pero lo mejor es leer sus preciosas Memorias habladas, memorias armadas que recogió su nieta Paloma Ulacia a partir de horas de grabaciones donde la poeta recuerda su vida y que ahora rescata Renacimiento. Unas memorias habladas, armadas, imprescindibles.

Librería Los Portadores de Sueños (Zaragoza)

“La mujer singular y la ciudad”, de Vivian Gornick

el 25 junio, 2018 en Libro de la Semana

La mujer singular y la ciudad

La mujer singular y la ciudad

Gornick, Vivian

ISBN

978-84-16677-62-7

Editorial

Editorial Sexto Piso

Mas información

“De lo que no puedo prescindir es de las voces”…

Vivian Gornick lleva años caminando sin cesar por la calles de Nueva York, la ciudad que es su mundo, escuchando las voces de sus habitantes y, mezclada en ellas, la suya propia.

Este libro, traducido por Raquel Vicedo, es un trayecto caminado a su lado en el que nos convertimos en acompañantes privilegiados alumbrados por la experiencia de una mujer, y por su honestidad consigo misma.

Escuchamos la voz de Gornick entre el ruido ensordecedor de Nueva York. Retazos de imágenes y ecos de otras voces que se quedan impregnadas en ti como un destello, en el que sólo te basta un segundo para entender lo visto, lo escuchado.

Toda una orquesta de voces que dan como resultado una sinfonía que habla de la vida.

Pero para la mujer singular varias arterias vitales cruzan la ciudad:

La soledad… elegida, la soledad en la que reflexiona sobre el amor y su búsqueda, sobre el encuentro con lo no esperado, soledad a la que acompaña esa multitud desconocida a la que arranca historias de sus voces cuando pasea entre ellas, soledad que arropa en las noches con la luz desconocida de sus ventanas.

La amistad… de Leonard, la íntima amistad verdadera. ¿Con cuántos de nuestros amigos podemos ser realmente quienes somos?

La escritora nos habla sobre los distintos tipos de relación amistosa que establecemos en nuestras vidas y el abanico que describe es bastante revelador, pero es emocionante el amor con el que nos cuenta la relación más importante para ella, su amistad con Leonard y cuya maravilla, aparte de otra multitud de cosas que los unen, se basa fundamentalmente en ser en su presencia quien ella realmente es.

Y la fantasía… refugio frente al miedo.

Durante años Gornick caminó y caminó hacia un futuro inexistente soñando despierta para soportar un presente pasivo, para huir de la tristeza, para huir del verdadero compromiso con la vida y seguir amando así más sus miedos que la vida misma.

¿Cuándo deja una de pasear, de soñar? ¿Cuándo deja una de caminar hacia esos futuros inexistentes, hacia esas vidas que no existen mientras vivimos las que elegimos no vivir?

Dejar atrás las fantasías da paso a un “presente desocupado”, y a un vacío en el que enfrentarse a quien realmente uno es hasta que un día se empieza a gozar de ocupar el presente, que no es otra cosa que ocupar nuestro ser, dejar de vivir alienados de nosotros mismos viviendo en la fantasía para pisar la realidad de lo que somos. Ahí seguramente resida la paz.

Gornick, mujer singular, recrea y construye en este libro un mosaico humano en el que es difícil no encontrarse. Caminemos…

Sagrario Santamaría, Librería Taiga (Toledo)

Los Libros de Marzo de 2018

el 6 marzo, 2018 en Los Más Recomendados

Tenía que ser Mary Beard, con “un manifiesto” titulado Mujeres y poder, la más masivamente votada por las librerías españolas en un mes en el que siete libros escritos por mujeres han llegado a la lista de los diez más recomendados. Entre esas apuestas hay ensayos históricos (la propia Beard), ensayos sociales (Leila Slimani), libros de memorias (Edna O’Brien), óperas primas recuperadas (Siri Hustvedt), nature writing (Terry Tempest Williams) o novela negra (Fred Vargas), lo que vale por decir que hay toneladas de talento y calidad adoptando diversas formas, todas placenteras, todas instructivas, todas apremiantes. Que la primavera nos sorprenda con un libro en las manos: va acercándose el tiempo de leer a la intemperie (leer a la intemperie: algo que, en su sentido metafórico, casi metafísico, hace siempre todo buen lector).

Mujeres y poder

Mujeres y poder

Beard, Mary

ISBN

978-84-17067-65-6

Editorial

Editorial Crítica

Mas información

Chica de campo

Chica de campo

O'Brien, Edna

ISBN

978-84-16544-59-2

Editorial

Errata Naturae Editores

Mas información

GB84

GB84

Peace, David

ISBN

978-84-16537-25-9

Editorial

Hoja de Lata Editorial

Mas información

Sexo y mentiras

Sexo y mentiras

Slimani, Leila

ISBN

978-84-947108-3-4

Editorial

Editorial Cabaret Voltaire

Mas información

La penúltima bondad

La penúltima bondad

Esquirol Calaf, Josep Maria

ISBN

978-84-16748-84-6

Editorial

Acantilado

Mas información

La fiebre negra

La fiebre negra

Barrett, Andrea

ISBN

978-84-17281-15-1

Editorial

Nórdica Libros

Mas información

Cuando sale la reclusa

Cuando sale la reclusa

Vargas, Fred

ISBN

978-84-17308-12-4

Editorial

Siruela

Mas información

Refugio

Refugio

Tempest Williams, Terry

ISBN

978-84-16544-71-4

Editorial

Errata Naturae Editores

Mas información

Los ojos vendados

Los ojos vendados

Hustvedt, Siri

ISBN

978-84-322-3341-8

Editorial

Seix Barral

Mas información

Siete plantas

Siete plantas

Buzzati, Dino

ISBN

978-84-17281-16-8

Editorial

Nórdica Libros

Mas información

Día de las Librerías 2017

el 10 noviembre, 2017 en Recomendaciones temáticas

Si la buena literatura es el lugar más adecuado que conocemos para instalarnos indefinidamente, ¿qué no diremos de las librerías que la custodian, siempre tan hospitalarias y acogedoras…? Hoy se celebra su día mundial, y desde Los Libreros Recomiendan recordamos diez libros que hablaron de esos espacios, tan especiales y necesarios.

 

La librería, de Penelope Fitzgerald (Impedimenta)LA LIBRERÍA

En la segunda línea de La librería Penelope Fitzgerald escribe que Florence, su protagonista, “tenía buen corazón, aunque eso sirve de bien poco cuando de lo que se trata es de sobrevivir”. La verdad es que su idea de abrir una librería en un pueblo remoto e inaccesible de Suffolk, y hacerlo además en una casa con fantasma, no parece la estrategia comercial más recomendable, aunque la inesperada venta masiva de ejemplares de Lolita ayude a sanear el negocio… La librería es una novela que ha atrapado a millones de lectores, y en pocos días se estrenará la versión cinematográfica de Isabel Coixet, por lo que Impedimenta ha publicado una cuidada edición especial, con materiales adicionales.

 

 

 

La librería ambulante, de Christopher Morley (Periférica)LA LIBRERÍA AMBULANTE

He aquí una de las historias sobre libros y librerías y libreros más emocionantes y divertidas que se han publicado recientemente entre nosotros. Con la misma capacidad de persuasión con la que durante décadas ha vendido ejemplares de Juvenal a campesinos de las llanuras norteamericanas, el viejo librero ambulante Roger Mifflin decide jubilarse y ceder su negocio a la de repente intrépida Helen McGill, que da un volantazo (casi literal) a su vida… Esta inolvidable historia, publicada hace exactamente cien años, en 1917, tuvo una secuela, no menos magistral, en La librería encantada.

 

 

 

84, Charing Cross Road, de Helen Hanff (Anagrama)84, CHARING CROSS ROAD

“En octubre de 1949, Helene Hanff, una joven escritora desconocida, envía una carta desde Nueva York a Marks & Co., la librería situada en el 84 de Charing Cross Road, en Londres. Apasionada, maniática, extravagante y muchas veces sin un duro, la señorita Hanff le reclama al librero Frank Doel volúmenes poco menos que inencontrables que apaciguarán su insaciable sed de descubrimientos. Veinte años más tarde, continúan escribiéndose, y la familiaridad se ha convertido en una intimidad casi amorosa. Esta correspondencia excéntrica y llena de encanto es una pequeña joya que evoca, con infinita delicadeza, el lugar que ocupan en nuestra vida los libros… y las librerías”: así dice la nota editorial de Anagrama, y no se puede quitar ni añadir nada sobre esta novela, que demuestra que la realidad está llena de magia.

 

 

El librero, de Roald Dahl (Nórdica Libros)EL LIBRERO

Todo el mundo sabe que los libreros son gente de bien, de honradez intachable, de gustos moderados y vida equilibrada, ciudadanos llenos de conocimiento y mesura y carentes de todo vicio o codicia. Son mujeres y hombres sabios, bondadosos, generosos y altruistas que buscan el bien común, la felicidad ajena, la alegría en el mundo, siempre lejos de la envidia y la presunción, de las que nada saben. El diablo los detesta porque el de los libreros es un gremio habitado por personas admirables, ejemplares y siempre rectas dentro de su exagerada amabilidad. Si hubiera más libreros en el mundo el nuestro sería un planeta mejor, porque los libreros son virtuosos y gente que se obstina en el bien y… Bueno, tal vez todos, todos…, lo que se dice todos… no.

 

 

 

Mi maravillosa librería, de Petra Hartlieb (Periférica)MI MARAVILLOSA LIBRERÍA

“Este libro -dicen desde la editorial Periférica- cuenta la historia de un desafío: cómo conseguir que una librería pequeña, tradicional y de barrio se convierta en el núcleo indispensable de la vida en comunidad de una ciudad europea en el siglo XXI”. Y así es, porque aquí se cuenta la historia de una turista en Viena que se encapricha de una pequeña librería en venta, hasta el punto de, medio en serio medio en broma, terminar comprándola. Pero, naturalmente, una cosa es amar los libros y otra amar los albaranes, los pedidos, las cajas, los envíos, los clientes… los problemas.

 

 

 

Una librería en Berlín, de Françoise Frenkel (Seix Barral)UNA LIBRERÍA EN BERLÍN

«Yo amaba mi librería como una mujer ama, con verdadero amor», recuerda Françoise Frenkel, pero este amor quedó devastado por la barbarie y la sinrazón. En estas hermosas memorias, la autora judía narra  cómo abrió una librería francesa en Berlín, «La Maison du Livre», que rápidamente se constituyó como un centro de difusión de la cultura y el pensamiento francés. Con la llegada del nazismo, Frenkel tuvo que huir a París y abandonar, tal como estaba, el sueño que con tanto amor había creado. Un testimonio conmovedor y luminoso.

 

 

 

Hozuki. La librería de Mitsuko, de Aki Shimazaki (Nórdica Libros)HOZUKI. LA LIBRERÍA DE MITSUKO

Las librerías de viejo también han tenido su literatura, pero nada sabíamos de esos locales en Japón… Escrita con una delicadeza y una sensibilidad que recuerdan a Tanizaki o Kawabata, esta novela cuenta la historia de Mitsuko, librera por el día, chica de compañía por las noches… Como tantas veces sucede, fue un niño el que lo cambió todo, pero esta vez es un niño que salió de una taquilla en una estación de trenes…

 

 

 

Pedro Salinas/Jorge Guillén. Epistolario . Correspondencia con León Sánchez Cuesta, 1925-1974 PEDRO SALINAS / JORGE GUILLÉN. EPISTOLARIO. CORRESPONDENCIA CON LEÓN SÁNCHEZ CUESTA, 1925-1974

León Sánchez Cuesta, que llegó a ser conocido como “San León Librero”, fue el librero de la Generación del 27 y, como tal, verdadero puente entre generaciones (y a menudo mediador en los conflictos entre unos y otros). Aparte de tener a Luis Cernuda como empleado, Sánchez Cuesta fue lector omnívoro, consejero editorial y amigo de todos, y su archivo y epistolario demuestran nítidamente cómo un librero puede alterar, enriqueciéndolo, un paradigma literario. Su sabiduría fue legendaria, y si sus clientes fueron Juan Ramón Jiménez (que le pedía poesía extranjera), Manuel Azaña (que le compraba clásicos) o ilustres biógrafos que se documentaban para sus trabajos (y a los que Sánchez Cuesta guiaba discretamente), entonces su influencia benéfica sobre los libros que él mismo vendería después es muy perceptible.

 

 

Librerías, de Jorge Carrión (Anagrama)LIBRERÍAS

En ocasiones los elogios a las librerías, siempre justos, pueden deslizarse perceptiblemente hacia la mitomanía más plana (observen lo que ha sucedido con Shakespeare & Company o con cierta librería de Oporto…) o hacia la adulación interesada por parte de personas que, obviamente, desprecian los libros y lo que ellos contienen: cultura, sabiduría, inteligencia, poesía, belleza. Jorge Carrión, experto en series de televisión, expone esos peligros en este curioso repaso, que con toda justicia quedó finalista del Premio Anagrama de Ensayo.

 

 

 

Memoria de la librería, de Antonio Rivero, Carlos Pascual y Paco Puche (Trama editorial)MEMORIA DE LA LIBRERÍA

Estos tres libreros son tres auténticas instituciones en el mundo del libro. Cada uno de ellos abordó la librería desde un punto de partida diferente: la profesionalización del negocio familiar, el compromiso político durante la dictadura y el exilio, la emigración y el retorno. Si una librería es, de por sí, un pozo de anécdotas y de historias que merecen ser contadas y recordadas, las memorias de Paco Puche (Proteo), Carlos Pascual (Marcial Pons) y Antonio Rivero (Canaima) son, además, una reflexión indispensable sobre el negocio del libro.

 

 

Busca estos libros en tu librería favorita:

 

 

 

La librería

La librería

Fitzgerald, Penelope

ISBN

978-84-937601-4-4

Editorial

Impedimenta

Mas información

La librería ambulante

La librería ambulante

Morley, Christopher

ISBN

978-84-92865-50-5

Editorial

Periférica

Mas información

84, Charing Cross Road

84, Charing Cross Road

Hanff, Helene

ISBN

978-84-339-6982-8

Editorial

Editorial Anagrama

Mas información

El librero

El librero

Dahl, Roald

ISBN

978-84-16440-63-4

Editorial

Nórdica Libros

Mas información

Mi maravillosa librería

Mi maravillosa librería

Hartlieb, Petra

ISBN

978-84-16291-21-2

Editorial

Periférica

Mas información

Una librería en Berlín

Una librería en Berlín

Frenkel, Françoise

ISBN

978-84-322-2999-2

Editorial

Seix Barral

Mas información

Hôzuki, la librería de Mitsuko

Hôzuki, la librería de Mitsuko

Shimazaki, Aki

ISBN

978-84-16830-73-2

Editorial

Nórdica Libros

Mas información

Pedro Salinas / Jorge Guillén. Epistolario

Pedro Salinas / Jorge Guillén. Epistolario

Salinas, Pedro/Guillén, Jorge

ISBN

978-84-939988-8-2

Editorial

Publicaciones de la Residencia de Estudiantes

Mas información

Librerías

Librerías

Carrión, Jorge

ISBN

978-84-339-6355-0

Editorial

Editorial Anagrama

Mas información

Memoria de la librería

Memoria de la librería

Pascual del Pino, Carlos / Puche Vergara, Paco / Rivero Suárez, Antonio

ISBN

978-84-92755-83-7

Editorial

Trama Editorial

Mas información