Estás navegando por el archivo de Ficción.

Día de las Librerías 2017

el 10 noviembre, 2017 en Recomendaciones temáticas

Si la buena literatura es el lugar más adecuado que conocemos para instalarnos indefinidamente, ¿qué no diremos de las librerías que la custodian, siempre tan hospitalarias y acogedoras…? Hoy se celebra su día mundial, y desde Los Libreros Recomiendan recordamos diez libros que hablaron de esos espacios, tan especiales y necesarios.

 

La librería, de Penelope Fitzgerald (Impedimenta)LA LIBRERÍA

En la segunda línea de La librería Penelope Fitzgerald escribe que Florence, su protagonista, “tenía buen corazón, aunque eso sirve de bien poco cuando de lo que se trata es de sobrevivir”. La verdad es que su idea de abrir una librería en un pueblo remoto e inaccesible de Suffolk, y hacerlo además en una casa con fantasma, no parece la estrategia comercial más recomendable, aunque la inesperada venta masiva de ejemplares de Lolita ayude a sanear el negocio… La librería es una novela que ha atrapado a millones de lectores, y en pocos días se estrenará la versión cinematográfica de Isabel Coixet, por lo que Impedimenta ha publicado una cuidada edición especial, con materiales adicionales.

 

 

 

La librería ambulante, de Christopher Morley (Periférica)LA LIBRERÍA AMBULANTE

He aquí una de las historias sobre libros y librerías y libreros más emocionantes y divertidas que se han publicado recientemente entre nosotros. Con la misma capacidad de persuasión con la que durante décadas ha vendido ejemplares de Juvenal a campesinos de las llanuras norteamericanas, el viejo librero ambulante Roger Mifflin decide jubilarse y ceder su negocio a la de repente intrépida Helen McGill, que da un volantazo (casi literal) a su vida… Esta inolvidable historia, publicada hace exactamente cien años, en 1917, tuvo una secuela, no menos magistral, en La librería encantada.

 

 

 

84, Charing Cross Road, de Helen Hanff (Anagrama)84, CHARING CROSS ROAD

“En octubre de 1949, Helene Hanff, una joven escritora desconocida, envía una carta desde Nueva York a Marks & Co., la librería situada en el 84 de Charing Cross Road, en Londres. Apasionada, maniática, extravagante y muchas veces sin un duro, la señorita Hanff le reclama al librero Frank Doel volúmenes poco menos que inencontrables que apaciguarán su insaciable sed de descubrimientos. Veinte años más tarde, continúan escribiéndose, y la familiaridad se ha convertido en una intimidad casi amorosa. Esta correspondencia excéntrica y llena de encanto es una pequeña joya que evoca, con infinita delicadeza, el lugar que ocupan en nuestra vida los libros… y las librerías”: así dice la nota editorial de Anagrama, y no se puede quitar ni añadir nada sobre esta novela, que demuestra que la realidad está llena de magia.

 

 

El librero, de Roald Dahl (Nórdica Libros)EL LIBRERO

Todo el mundo sabe que los libreros son gente de bien, de honradez intachable, de gustos moderados y vida equilibrada, ciudadanos llenos de conocimiento y mesura y carentes de todo vicio o codicia. Son mujeres y hombres sabios, bondadosos, generosos y altruistas que buscan el bien común, la felicidad ajena, la alegría en el mundo, siempre lejos de la envidia y la presunción, de las que nada saben. El diablo los detesta porque el de los libreros es un gremio habitado por personas admirables, ejemplares y siempre rectas dentro de su exagerada amabilidad. Si hubiera más libreros en el mundo el nuestro sería un planeta mejor, porque los libreros son virtuosos y gente que se obstina en el bien y… Bueno, tal vez todos, todos…, lo que se dice todos… no.

 

 

 

Mi maravillosa librería, de Petra Hartlieb (Periférica)MI MARAVILLOSA LIBRERÍA

“Este libro -dicen desde la editorial Periférica- cuenta la historia de un desafío: cómo conseguir que una librería pequeña, tradicional y de barrio se convierta en el núcleo indispensable de la vida en comunidad de una ciudad europea en el siglo XXI”. Y así es, porque aquí se cuenta la historia de una turista en Viena que se encapricha de una pequeña librería en venta, hasta el punto de, medio en serio medio en broma, terminar comprándola. Pero, naturalmente, una cosa es amar los libros y otra amar los albaranes, los pedidos, las cajas, los envíos, los clientes… los problemas.

 

 

 

Una librería en Berlín, de Françoise Frenkel (Seix Barral)UNA LIBRERÍA EN BERLÍN

«Yo amaba mi librería como una mujer ama, con verdadero amor», recuerda Françoise Frenkel, pero este amor quedó devastado por la barbarie y la sinrazón. En estas hermosas memorias, la autora judía narra  cómo abrió una librería francesa en Berlín, «La Maison du Livre», que rápidamente se constituyó como un centro de difusión de la cultura y el pensamiento francés. Con la llegada del nazismo, Frenkel tuvo que huir a París y abandonar, tal como estaba, el sueño que con tanto amor había creado. Un testimonio conmovedor y luminoso.

 

 

 

Hozuki. La librería de Mitsuko, de Aki Shimazaki (Nórdica Libros)HOZUKI. LA LIBRERÍA DE MITSUKO

Las librerías de viejo también han tenido su literatura, pero nada sabíamos de esos locales en Japón… Escrita con una delicadeza y una sensibilidad que recuerdan a Tanizaki o Kawabata, esta novela cuenta la historia de Mitsuko, librera por el día, chica de compañía por las noches… Como tantas veces sucede, fue un niño el que lo cambió todo, pero esta vez es un niño que salió de una taquilla en una estación de trenes…

 

 

 

Pedro Salinas/Jorge Guillén. Epistolario . Correspondencia con León Sánchez Cuesta, 1925-1974 PEDRO SALINAS / JORGE GUILLÉN. EPISTOLARIO. CORRESPONDENCIA CON LEÓN SÁNCHEZ CUESTA, 1925-1974

León Sánchez Cuesta, que llegó a ser conocido como “San León Librero”, fue el librero de la Generación del 27 y, como tal, verdadero puente entre generaciones (y a menudo mediador en los conflictos entre unos y otros). Aparte de tener a Luis Cernuda como empleado, Sánchez Cuesta fue lector omnívoro, consejero editorial y amigo de todos, y su archivo y epistolario demuestran nítidamente cómo un librero puede alterar, enriqueciéndolo, un paradigma literario. Su sabiduría fue legendaria, y si sus clientes fueron Juan Ramón Jiménez (que le pedía poesía extranjera), Manuel Azaña (que le compraba clásicos) o ilustres biógrafos que se documentaban para sus trabajos (y a los que Sánchez Cuesta guiaba discretamente), entonces su influencia benéfica sobre los libros que él mismo vendería después es muy perceptible.

 

 

Librerías, de Jorge Carrión (Anagrama)LIBRERÍAS

En ocasiones los elogios a las librerías, siempre justos, pueden deslizarse perceptiblemente hacia la mitomanía más plana (observen lo que ha sucedido con Shakespeare & Company o con cierta librería de Oporto…) o hacia la adulación interesada por parte de personas que, obviamente, desprecian los libros y lo que ellos contienen: cultura, sabiduría, inteligencia, poesía, belleza. Jorge Carrión, experto en series de televisión, expone esos peligros en este curioso repaso, que con toda justicia quedó finalista del Premio Anagrama de Ensayo.

 

 

 

Memoria de la librería, de Antonio Rivero, Carlos Pascual y Paco Puche (Trama editorial)MEMORIA DE LA LIBRERÍA

Estos tres libreros son tres auténticas instituciones en el mundo del libro. Cada uno de ellos abordó la librería desde un punto de partida diferente: la profesionalización del negocio familiar, el compromiso político durante la dictadura y el exilio, la emigración y el retorno. Si una librería es, de por sí, un pozo de anécdotas y de historias que merecen ser contadas y recordadas, las memorias de Paco Puche (Proteo), Carlos Pascual (Marcial Pons) y Antonio Rivero (Canaima) son, además, una reflexión indispensable sobre el negocio del libro.

 

 

Busca estos libros en tu librería favorita:

 

 

 

La librería

La librería

Fitzgerald, Penelope

ISBN

978-84-937601-4-4

Editorial

Impedimenta

Mas información

La librería ambulante

La librería ambulante

Morley, Christopher

ISBN

978-84-92865-50-5

Editorial

Periférica

Mas información

84, Charing Cross Road

84, Charing Cross Road

Hanff, Helene

ISBN

978-84-339-6982-8

Editorial

Editorial Anagrama

Mas información

El librero

El librero

Dahl, Roald

ISBN

978-84-16440-63-4

Editorial

Nórdica Libros

Mas información

Mi maravillosa librería

Mi maravillosa librería

Hartlieb, Petra

ISBN

978-84-16291-21-2

Editorial

Periférica

Mas información

Una librería en Berlín

Una librería en Berlín

Frenkel, Françoise

ISBN

978-84-322-2999-2

Editorial

Seix Barral

Mas información

Hôzuki, la librería de Mitsuko

Hôzuki, la librería de Mitsuko

Shimazaki, Aki

ISBN

978-84-16830-73-2

Editorial

Nórdica Libros

Mas información

Pedro Salinas / Jorge Guillén. Epistolario

Pedro Salinas / Jorge Guillén. Epistolario

Salinas, Pedro/Guillén, Jorge

ISBN

978-84-939988-8-2

Editorial

Publicaciones de la Residencia de Estudiantes

Mas información

Librerías

Librerías

Carrión, Jorge

ISBN

978-84-339-6355-0

Editorial

Editorial Anagrama

Mas información

Memoria de la librería

Memoria de la librería

Pascual del Pino, Carlos / Puche Vergara, Paco / Rivero Suárez, Antonio

ISBN

978-84-92755-83-7

Editorial

Trama Editorial

Mas información

“Hijas de Agar”, de Pilar Salamanca

el 13 octubre, 2017 en Libro de la Semana

Hijas de Agar

Hijas de Agar

Salamanca Segoviano, Pilar

ISBN

978-84-946138-8-3

Editorial

El Desvelo

Mas información

Laila espera, qué, no sabemos, intuimos que la muerte.

Y mientras espera relata, rescata, recupera todo aquello y a todos aquellos que le han llevado hasta ese momento, ese lugar. Ha utilizado su último gesto de libertad para llegar hasta ahí. Y lo va a reivindicar.

Laila espera y relata, su vida y la de otras, su tormento y el de otras. En un mundo patriarcal que las somete, las mujeres comparten miserias pero también soluciones.

Hijas de Agar, la última novela de Pilar Salamanca (El Desvelo Ediciones) es un terrible y, sin embargo, reconfortante relato de la vida de muchas mujeres aún hoy día. Con un estilo peculiar que a veces obliga a tomar bocanadas de aire, la autora ha sabido llevarnos allí donde pocas autoras se atreven. Y nos devuelve exhaustas pero con la sensación de haber leído algo que se ha quedado prendido al cuerpo.

Librería Mujeres & Compañía, Madrid

“Paraíso Alto”, de Julio José Ordovás

el 5 octubre, 2017 en Libro de la Semana

Paraíso Alto

Paraíso Alto

Ordovás, Julio José

ISBN

978-84-339-9843-9

Editorial

Editorial Anagrama

Mas información

La trayectoria literaria de Julio José Ordovás (Zaragoza, 1976) es coherente e interesante como la de muy pocos escritores españoles de su edad: tras años curtiéndose con brillantez llamativa en el territorio de la crítica (un mundo más difícil de lo que se piensa, y en él que él pronto destacó tanto por su exigencia como lector como, sobre todo, por su autoexigencia como reseñista), publicó un diario, Días sin día (Xordica, 2004), en el que daba cuenta del desasosegante modo con el que se enfrentaba a la escritura, en buena parte por su intenso modo de sumergirse en la vida. Una vez roto su silencio editorial, paulatinamente fue entregando muestras de lo que podía hacer en otras regiones de la prosa, desde la crónica de viajes (Frente al cierzo. Once ciudades aragonesas, Biblioteca Aragonesa de Cultura, 2005) a la columna periodística (Papel usado, Eclipsados, 2007), un segundo diario (En medio de todo, Eclipsados, 2010), e incluso el retrato de un pintor (Pepe Cerdá. Entre dos luces, Eclipsados, 2011), pero también en la poesía (Nomeolvides, Prensas de la Universidad de Zaragoza, 2008). Su primer conjunto de narraciones breves estaba discretamente emboscado entre más versos y apuntes autobiográficos, componiendo el misceláneo y estupendo Una pequeña historia de amor (Isla de Siltolá, 2011), de modo que hubo que esperar hasta 2014 para poder leer la que era su primera novela, o al menos su primera novela publicada, ese El Anticuerpo (Anagrama) con el que sorprendió a aquellos que no habían ido siguiendo su evolución y no estaban familiarizados con su mundo, un mundo poético, verdadero y desgarrado.

Ahora ha aparecido Paraíso Alto, y se diría que en él ha volcado Ordovás todos sus demonios interiores pero no para ofrecer una novela torturada sino más bien para reírse con una carcajada un tanto sardónica de él mismo. No es humor negro, en absoluto, sino más bien humor fúnebre, dado que ese topónimo del título apunta a un pueblo de suicidas y fantasmas, un lugar vacío al que la gente acude para buscar la muerte, pero sin tremendismo, sin existencialismo, más bien encogiéndose de hombros y dispuestos todos a agotar su cuota de bromas. Hay más indiferencia resignada que autocompasión en el maravilloso elenco de personajes secundarios que van pasando ante los ojos del protagonista, otro suicida que en el último momento decidió no serlo pero quedarse a vivir allí, acompañando a los visitantes en sus últimas horas de vida, conversando, bebiendo, mirando el horizonte deshabitado.

Con una prosa llena de destellos poéticos en medio de un tono no desenfadado pero sí poco solemne, Ordovás dibuja con nitidez una nueva realidad, sólo suya, ya reconocible: un universo propio, casi un idioma, que atrapa y fascina y acompaña y convence. Una prosa dura, como deliberadamente descuidada, es el vehículo que el autor utiliza para hipnotizarnos, y si la novela se lee fácilmente de un tirón no es sólo por su brevedad, sino por su poder adictivo. Nunca la desesperación fue más elegante que aquí, nunca se trataron temas tan graves con tanta aparente indolencia, ni con tanta oculta belleza, y en ese sentido Paraíso Alto puede emparentarse con las descarnadas danzas de la muerte clásicas, un conjunto de seres lanzando al mundo un último corte de mangas, a modo de astracanada, antes de entregarse al silencio de la página final.