Estás navegando por el archivo de Feminismo.

III Día de las Escritoras

el 15 octubre, 2018 en Recomendaciones temáticas

Un año más, y van ya tres, los buenos lectores estamos convocados esta tarde a la Biblioteca Nacional de España para celebrar el Día de las Escritoras. Organizado por la Federación Española de Mujeres Directivas, Ejecutivas, Profesionales y Empresarias (FEDEPE), la Asociación Clásicas y Modernas (CyM) y la propia Biblioteca Nacional, esta tercera reunión ha sido coordinada por la periodista Joana Bonet y el programa ha sido diseñado bajo el lema “Rebeldes y transgresoras”. A lo largo del día de hoy se leerán textos de María de Zayas, Teresa de Jesús, Juana Manso, Rosalía de Castro, Rosario de Acuña, Filomena Dato Muruais, Carmen de Burgos, Delmira Agustini, Victoria Ocampo, Aurora Bertrana, Magda Donato, Sorne Unzueta Lanzeta (Utarsus), Ángela Figuera Aymerich, María Zambrano, Idea Vilariño, Ana María Matute, Carmen Martín Gaite, Josefina Aldecoa, Alejandra Pizarnik, Esther Tusquets o María-Mercè Marçal.

Si el año pasado nos unimos a la convocatoria proponiendo un posible canon de diez escritoras indispensables (sólo una entre las miles de listas posibles) este año en Los Libreros Recomiendan hemos pedido a diez libreras españolas independientes que mencionasen a una sola escritora por la que sintieran una debilidad especial. El resultado refleja la diversidad de tiempos y tonos: escritoras del pasado y del presente, españolas y americanas, narradoras, ensayistas y poetas:

 

CONCEPCIÓN ARENAL (El Ferrol, 1820 – Vigo, 1893)

“Siempre la he visto como la más humana pese a su gesto adusto”, afirma Pilar Eusamio, de la Librería Los Editores (Madrid), al hablar de Concepción Arenal. “La faceta que más me gusta de ella -añade- es la de la defensa de las mujeres desfavorecidas, las invisibles. Y siempre a través de la educación, de la formación, de su trabajo en las cárceles…”. Concepción Arenal ha regresado felizmente a la actualidad gracias a la monumental biografía que la catedrática Anna Caballé acaba de publicar sobre su figura, abordando vida y obra de un modo exhaustivo y a la manera de los biógrafos clásicos, y encontrando en el Museo de Pontevedra unos archivos de obra literaria inédita que, según la profesora barcelonesa, son extraordinarios. Poemas y teatro que se unirían así al decisivo caudal ensayístico que convirtieron a Arenal, en tiempos no precisamente propicios o amables para las pensadoras españolas, en una referencia europea de la pedagogía. Nunca salió de España, pero sus ideas se debatían en los foros más prestigiosos y vanguardistas. Ahora es el momento de conocerla mejor en España.

 

EMILIA PARDO BAZÁN (La Coruña, 1851 – Madrid, 1921)

Como, aparte de un cuarto propio, dice tener “un cuarto de gallega” en su ADN, Cristina Sanmamed, de la Librería La Puerta de Tannhäuser (Plasencia, Cáceres), menciona a Rosalía de Castro y a Emilia Pardo Bazán, a las que ha releído con atención últimamente. En concreto, dice, “he leído este verano los Cuentos góticos en Uve Books y me han chiflado. Maravillosas las escritoras del siglo pasado”… Lo cierto es que ambas son felizmente inevitables al repasar la lista de las principales escritoras españolas, por exigente o exigua que sea esa nómina, y ambas son reeditadas con una frecuencia aceptable. Cátedra acaba de recuperar La mujer española y otros escritos, mientras que sus magníficos Cuentos o sus obras más conocidas no dejan de reimprimirse y comentarse, principalmente Los pazos de Ulloa, de la que hay una nueva edición filológica que de algún modo, y como amago de reparación, mete por fin a doña Emilia en la Real Academia Española. Quien quiera leer las sabrosas y turbulentas cartas de la reina del naturalismo español a Benito Pérez Galdós, también encontrará una edición, y, agotada su mejor biografía (de Eva Acosta), quienes gusten de los libros de autores sobre autores podrán encontrar una aproximación de Cristina Fernández Cubas. Leopoldo Alas ‘Clarín’ decía de Pardo Bazán que “tratar con ella es aprender mucho”: nosotros no podemos irnos de tertulia con doña Emilia al Ateneo, pero sí acceder a lo mejor de su trabajo, ya inmortal.

 

CARMEN DE BURGOS (Almería, 1867 – Madrid, 1932)

Rocío Valverde, de la Librería Jarcha (Madrid), no se lo piensa apenas y lanza enseguida el nombre de Carmen de Burgos, a la que considera todavía “cercana”. Editorialmente, desde luego, lo está, porque Huso acaba de recuperar La mujer moderna y sus derechos, y el año pasado Uve Books rescató El hombre negro (reseñada en nuestra página por los libreros de La Puerta de Tannhäuser). Esta pequeña narración abordaba ya el asunto de los matrimonios fracasados por infelices (afrontado también por ‘Colombine’ en La malcasada, actualización consciente y puesta al día, por moderna, del tópico medieval, aparte de un retrato bastante duro –y un poco autobiográfico– de su Almería natal en aquel tiempo), asunto que también la ocupó fuera de su gabinete de escritura, ya que Carmen de Burgos fue una de las principales activistas de sus años a favor del divorcio (y de hecho ella se separó a su manera, marchándose a Madrid con su única hija para escapar de un matrimonio precoz y amargo). Periodista profesional admirada por Francisco Giner de los Ríos, proto-corresponsal de guerra (en Marruecos), masona, anticlerical, republicana y feminista, lo tenía todo para quedar en 1939 aún un poco más sepultada de lo que ya lo estaba su cuerpo desde 1932, pero el tiempo, en este caso, ha hecho un trabajo positivo y nos la ha ido devolviendo poco a poco.

 

GIOCONDA BELLI (Managua, 1948)

Siempre que se habla de la nicaragüense Gioconda Belli es inevitable, casi ritual, referirse a su paso por el Frente Sandinista de Liberación Nacional, pero la no mucho menos guerrillera Miren, de la asociación cultural y librería Mujeres y Compañía (Madrid), la quiere en esta lista por “revolucionaria y combatiente”, sí, pero sobre todo por la calidad de sus poemas y la fuerza de sus novelas, que la han convertido en una referencia de la literatura centroamericana de las últimas décadas, aparte de en un ejemplo de cómo conseguir millones de lectores sin apearse de la autoexigencia. En los años 80 militó en el Partido de la Izquierda Erótica y ese curioso nombre reúne tal vez los dos elementos más llamativos, si no los cruciales, de su literatura: desde su primer y premiado poemario, Sobre la grama, de 1972, su reivindicación del cuerpo femenino y su modo de afrontar la sexualidad son llamativos, sobre todo porque ese erotismo no sólo no es incompatible con asuntos socio-políticos sino que, al contrario, casi se desprende de ellos, en correspondencia natural: “Ah, Nicaragua, / vos sos mi hombre / con nombre de mujer. [...] Estoy enamorada de vos, / perdidamente enamorada, / y si te he dejado no es por mucho tiempo, / no es para olvidarme de limas y cadenas, / no es para olvidar lo que no hay que olvidar”…

 

CHANTAL MAILLARD (Bruselas, 1951)

Tras poner sobre la mesa con especial entusiasmo el nombre de Julia Uceda (“esa genia de las palabras a la que obligatoriamente debe conocerse”), y también los de Olvido García Valdés e Isabel Escudero, la librera Marta Bosque, de la Librería Anónima de Huesca, opta por la belga pero malagueña Chantal Mailard, dado lo reciente que está la publicación de sus dos últimas obras: el poemario Cual menguando y el ensayo ¿Es posible un mundo sin violencia? Experta en culturas hindús, sobre las que ha escrito varios ensayos (el último lacónica pero significativamente titulado India), traductora de Henri Michaux o autora de diarios (algunos realmente dolorosos, como Filosofía en los días críticos), Maillard se quiere ante todo poeta, y es una particular perspectiva de la poesía la que tiñe y condiciona toda su obra literaria. Testimonio de la intensidad pero también del espanto, la escritura indagadora y a veces obsesiva de Maillard ha ido ganando lectores y prestigio. Su poemario Matar a Platón obtuvo en 2005 el Premio Nacional de Poesía.

 

ELVIRA LINDO (Madrid, 1962)

María Vaquero, de la Librería Todolibros (Cáceres), trae a esta nómina a Elvira Lindo, de la que, según afirma, le gustan todos sus registros: reportera, columnista, guionista de cine, escritora para niños y, claro, novelista. En su último libro, el estupendo diario Noches sin dormir. Último invierno en Nueva York, la propia autora entendía con resignación que “haber escrito humor resta puntos” (a la hora de acceder a cualquier tipo de Parnaso literario), y es tristemente cierto que a veces la “literatura seria” no acepta o no perdona las excursiones por la literatura infantil, sobre todo -nos tememos- si son flamantemente exitosas (Lindo es la autora de la hiper-leída serie de aventuras y desdichas de Manolito Gafotas). Pero la madrileña ya demostró en novelas como El otro barrio que, si hay que ponerse seria, sabe hacerlo tan bien como la mejor, aunque, según revela en el diario citado, escribía siempre con «esa mezcla de pereza y dispersión que convierte esta tarea de escribir en un martirio». Noches sin dormir es en cambio el libro de una escritora veterana que de pronto se relaja y se suelta y entonces, acaso inesperadamente, da lo mejor de sí, en un texto vivo, divertido, tierno y sagaz que abre su obra a un futuro aún más luminoso.

MARIANA ENRÍQUEZ (Buenos Aires, 1973)

Sonia y Amparo, de la Librería Palas (Sevilla), son admiradoras de la cubana Mayra Montero, insuficientemente editada en España, pero al final se deciden por incorporar a esta lista a la argentina Mariana Enríquez. Desde que sus libros comenzaron a circular por España ha ido simultáneamente sobrecogiendo y convenciendo, con los cuentos de Los peligros de fumar en la cama o, en un título precioso, Las cosas que perdimos con el fuego, en los que simplemente reinventa el género literario del terror, generalmente poco frecuentado y muy poco vistoso en nuestro idioma, con resultados sorprendentes en lo argumental y sobresalientes en lo literario . En este 2018 ha llegado hasta nosotros un registro suyo diferente, en forma de retrato de Silvina Ocampo, La hermana menor.

 

EDURNE PORTELA (Santurce, 1974)

Las libreras de la veteranísima Librería Gil (Santander), con Paz Gil Soto como portavoz, vacilaron entre Pilar Adón y Edurne Portela, semanas antes de que, casualmente (¿o no?), ambas hayan sido premiadas por el Gremio de Libreros de Madrid, la madrileña en poesía (por Las órdenes, que ya reseñamos aquí), y la vasca en narrativa, por Mejor la ausencia. Lo cierto es que esta novela no ha dejado de cosechar éxitos, reconocimientos y lectores desde que se publicó, casi como complemento narrativo al ensayo El eco de los disparos, que ya había impresionado a crítica y público un año antes, en 2016. Dentro de la ya amplia cosecha de bibliografía sobre ETA post-ETA (tanto en castellano como en eusquera, tanto en novela como en ensayo), el díptico de esta profesora destaca por su sensibilidad y su fuerza simbólica. El Gremio de Libreros de Madrid ha visto en Mejor la ausencia “una novela de aprendizaje descarnado a todos los niveles” y considera que ha acertado al retratar “un momento de la historia de España que marcó a una generación entera”.

 

ELVIRA NAVARRO (Huelva, 1978)

Tras mencionar a Maria-Mercè Marçal (de la que se sabe versos de memoria), Ángela Figuera Aymerich y Olga Orozco, y puesta a elegir entre narradoras españolas jóvenes, la poeta Elvira Lozano, del Centro Social-Librería La Pantera Rossa (Zaragoza), duda entre Sara Mesa, Llucia Ramis y Elvira Navarro, pero al final se queda con su casi homónima, de la cual recibió hace unos años un taller de escritura autobiográfica que recuerda como “una delicia”. Elvira recomendó a Elvira leer Nada se opone a la noche, de Delphine de Vigan, y fue un gran consejo, pero Lozano ya andaba deslumbrada (con razón) con La trabajadora, de Navarro, donde la librera vio “fragmentos de prosa que simplemente me maravillaban. No hace virguerías con la palabra, la utiliza de forma precisa, que es mucho más poderoso”. Elvira Navarro venía de debutar con el desasosegante La ciudad en invierno y perseverar en La ciudad feliz, y su último libro hasta hoy es Los últimos días de Adelaida García Morales. Si algún día la ven paseando por barrios alejados es porque anda preparando algo sobre la periferia de Madrid.

VALERIA LUISELLI (Ciudad de México, 1983)

Antes de ser, entre otras cosas librescas, una de las libreras de la prometedora nueva etapa de Cervantes y Compañía (Madrid), Raquel Vicedo anduvo por el estimulante sótano de Sexto Piso, y de aquellos años guarda el orgullo íntimo de haber sido la editora de Valeria Luiselli. El último American Book Award, fallado en agosto, da la razón a nuestra librera, pues, premiando el ensayo Los niños perdidos, consagra definitivamente la obra de una joven mexicana que ya deslumbró con su debut, el también teórico Papeles falsos (donde entendía que “Aprender a hablar es darse cuenta, poco a poco, de que no podemos decir nada sobre nada”), interés que continuó con las ficciones (ma non troppo…) Los ingrávidos (“también la felicidad depende de la sintaxis”…) y La historia de mis dientes. El prestigio futuro de esta todavía treintañera está ya blindado por esos cuatro títulos inaugurales, pero este último estudio premiado, sobre los menores que viajan solos a Estados Unidos desde países del Sur (“las historias difíciles necesitan ser narradas muchas veces”), le ha dado una visibilidad definitivamente internacional. Su escritura parece sencilla pero no lo es, dice Vicedo, quien cree además que tras su fulgurante talento como escritora se aprecia sin embargo el enorme trabajo de reflexión o documentación que sostiene sus textos.

[ La foto de Gioconda Belli es de Denise López y está tomada de la página web de Seix Barral; la de Mariana Enríquez está tomada de la página web de Anagrama y es de Nora Lezano; la de Chantal Maillard es de Bernabé Fernández y está tomada de la página web de Tusquets; la foto de Elvira Navarro es de Asís G. Ayerbe; la de Edurne Portela está tomada de la página web de Galaxia Gutenberg. ]

Actualidades políticas

el 13 junio, 2018 en Recomendaciones temáticas

Un intelectual es aquella mujer o aquel hombre que consigue dotar de sentido a la realidad, o acierta a acompasar tiempo y cultura explicando bien algún momento de la Historia, más difícil cuanto más reciente. Intentar analizar el presente es, pues, un desafío especialmente arriesgado, por la famosa falta de perspectiva, pero aquí recomendamos siete libros recientes de pensadores españoles, algunos sorprendentemente jóvenes, que en nuestra opinión (y sin necesidad de compartir plenamente sus tesis) están arrojando buena luz sobre asuntos de hoy, aportando una primera bibliografía en tiempo real que se convertirá en buenas fuentes para los historiadores. A diferencia de las aldeas de nuestros abuelos o las casas de nuestros cuñados, en ‘Los Libreros Recomiendan’ sí se puede hablar de política, pero dejamos que sean los buenos libros quienes se lancen a ello.

 

EL GOLPE POSMODERNO, de Daniel Gascón (Debate)EL GOLPE POSMODERNO, de Daniel Gascón (Debate)

El treintañero narrador zaragozano Daniel Gascón, actual director de la redacción española de la revista cultural Letras Libres, lleva varios años más apegado a la actualidad del mundo que a las generalidades de la literatura, y aunque sus lectores echamos de menos sus cuentos, nos vemos compensados por la lucidez de su mirada sobre las cosas, los sucesos, los “actores” del presente. En un momento en el que los miembros de su generación compiten en ver quién es más de izquierdas, aterrados por parecer remotamente otra cosa, a Gascón, verdaderamente progresista, no le importa mantener una opinión distinta y, en este caso, su perspectiva del llamado “conflicto catalán” es no sólo firme en sus convicciones democráticas sino impecablemente sólida en sus argumentaciones, sus ejemplos, sus exploraciones de otros conflictos similares en otros lugares del mundo (Escocia, Québec, Kosovo…). Con más inteligencia que alarma, con más humor que preocupación, aunque sin la más remota frivolidad, estas “15 lecciones para el futuro de la democracia” son, en efecto, una clase de libertad, igualdad y hasta fraternidad en medio de la estrechez de miras de los unos y, sobre todo, de los otros.

Encuéntralo en tu librería.

 

CONTRA LA IZQUIERDA, de Jordi Gracia (Anagrama)CONTRA LA IZQUIERDA, de Jordi Gracia (Anagrama)

La verdad es que, si uno se para a pensarlo, es muchísimo más fácil imaginar el fin del mundo que el fin del capitalismo, y no sólo porque Hollywood nos haya preparado para ello. Jordi Gracia considera que la izquierda ha de asumir de una buena vez el mundo real en el que vive y opera (y al que, parece insinuar el autor, en el fondo no querría renunciar de ningún modo…), critica con buenos argumentos “la sobreproducción de discurso izquierdista, que no es lo mismo que de izquierdas” o defiende (sin contribuir a su pueril mitificación) la Transición en este “ensayo de batalla” (según se autocalifica) “para seguir siendo de izquierdas en el siglo XXI” (según su subtítulo). Aunque la nueva situación política en España ha desactualizado un poco algunos de sus puntos de partida, los mal ventilados think tanks de los partidos de izquierda españoles, tanto el tradicional, fatigado y desprestigiado (cuando se escribió el texto), como el nuevo, desbocado y errático, harían bien en tener en cuenta el diagnóstico de Gracia: “La socialdemocracia acentúa su conservadurismo como solución mecánica y la nueva izquierda acentúa artificialmente su radicalismo” (y “todo radicalismo esconde hoy una deshonestidad teórica y ética, una simplificación demagógica o idealizante de lo real”).

Encuéntralo en tu librería.

 

 

LA DEMOCRACIA SENTIMENTAL, de Manuel Arias Maldonado (Página Indómita)LA DEMOCRACIA SENTIMENTAL, de Manuel Arias Maldonado (Página Indómita)

Aunque el profesor malagueño Manuel Arias Maldonado acaba de publicar el igualmente estimulante Antropoceno. La política en la era humana, nosotros proponemos regresar ahora a este ensayo brillante, documentado y con un punto provocador sobre el peligro de mezclar emociones con decisiones políticas, memoria personal con Historia, afectos o simpatías personales con leyes y decretos y sentencias judiciales… Con una bibliografía sorprendente, Arias Maldonado va abordando con mirada de historiador analítico diferentes aspectos, desde las crisis del parlamentarismo a la fenomenal confusión de las redes sociales, del urbanismo al mercado. Y como “no está claro si tenemos emociones o nos tienen ellas a nosotros” hay que ser cauto en cada paso, en cada conclusión, no vaya a ser que estén pensando o decidiendo por nosotros nuestros yoes personales o comunes más agazapados y primitivos. El éxito de este ensayo, que tuvo que ser reimprimido al poco de aparecer en noviembre de 2016, está en esa prudencia, en una contención metódica que no impide la explosión de informaciones e hipótesis apasionantes.

Encuéntralo en tu librería.

 

CIUDAD PRINCESA, de Marina Garcés (Galaxia Gutenberg)CIUDAD PRINCESA, de Marina Garcés (Galaxia Gutenberg)

Quien el año pasado sorprendiera con su interesantísima y premiada Nueva ilustración radical (que no en vano va ya por la tercera reimpresión) vuelve a nuestras librerías felizmente pronto para hablar con implicación directa de los movimientos sociales específicamente vividos en Barcelona en los últimos años. Cuando ya nos sentíamos un poco hartos de la sobre-explotada autoficción, la profesora Marina Garcés propone una suerte de “autorealidad” en un libro mucho menos panfletario que testimonial, panorámico pero íntimo, rebosante de una poesía colectiva que es subversiva no tanto por lo ideológico como por lo puramente emocionante, por lo vital, por lo soñado y a veces conseguido. Si el título de su ensayo es precioso y preciso como pocos, la belleza del libro no decae, y tampoco su fuerza. El pensamiento de Garcés es, según la solapa, “la declaración de un compromiso con la vida como problema común”. No se puede expresar mejor. La vida como problema común, como poema común y en marcha.

Encuéntralo en tu librería.

 

CONTRA TODO ESTO, de Manuel Rivas (Alfaguara)CONTRA TODO ESTO, de Manuel Rivas (Alfaguara)

Como el de Jordi Gracia en lo que respecta al estado de la cuestión de las izquierdas en España y Europa, este autodenominado “manifiesto rebelde” de Manuel Rivas tiene algo de desahogo general, de balance amargo pero no pesimista sobre el presente. Rivas insiste mucho en lo avergonzado que se siente como ciudadano, pero también en lo esperanzado que sigue como hombre, y no por candoroso wishful thinking sino por documentada filantropía. Quien fuera uno de los fundadores de la sección española de Greenpeace, antes de convertirse en la referencia de la literatura contemporánea en gallego con los cuentos de ¿Qué me quieres, amor? o la maravillosa novela El lápiz del carpintero (cuya primera edición española ha cumplido veinte años este 2018), vuelve al activismo en unas páginas cargadas de rabia constructiva, de cólera positiva, de esa tristeza con humor con la que están bien familiarizados los lectores de su narrativa, de su periodismo y de su poesía.

Encuéntralo en tu librería

 

LEONAS Y ZORRAS, de Clara Serra (Los libros de la Catarata)LEONAS Y ZORRAS, de Clara Serra (Los libros de la Catarata)

En un repaso a libros españoles recientes que exploren nuevos interrogantes de carácter político no podía faltar el que por fin es el tema de moda, y que inunda las librerías en las más diversas formas, desde la anatomía de la vagina a la lactancia o la menstruación entendidas de un modo ideológico, concebidas casi como munición combativa contra lo tradicionalmente patriarcal. Lo del feminismo ya no es una revolución pendiente sino muy presente e irreversible, y en este caso la filósofa Clara Serra, diputada por Podemos en la Asamblea de Madrid, recela precisamente de algunos aspectos del éxito actual del feminismo, explica sus contradicciones sin negar y celebrar sus ventajas, alerta sobre posibles perversiones o instrumentalizaciones, insiste por supuesto en continuar. Es el acceso a la política activa el meollo central de este ensayo sobre “estrategias políticas feministas”, y allí apuesta por aprovechar todos los recursos de lo femenino sin caer en estereotipos ni complacer prejuicios. Igual que Borges se dio cuenta en sus primeros poemas de que era absurdo tratar de ser muy argentino, dado que ya lo era y eso por fuerza había de tener sus consecuencias, el acceso de la mujer al poder pasa en buena medida por la naturalidad: para feminizar la política la mujer no ha de asumir actitudes clásicamente masculinas, pues eso supone perpetuar tics heredados, sino simplemente desplegarse como es, sin renunciar a ciertas astucias.

Encuéntralo en tu librería.

 

 

POPULISMOS, de Fernando Vallespín y Máriam M. Bascuñán (Alianza)POPULISMOS, de Fernando Vallespín y Máriam M. Bascuñán (Alianza)

En 2016, la “Fundación del Español Urgente” de la Fundéu BBVA eligió “populismo” como palabra del año, delatando así lo que ese concepto más o menos político, o pseudopolítico, o parapolítico… tenía de moda, al hilo de ciertos acontecimientos, por entonces rabiosamente recientes. Pero el populismo no es ni mucho menos algo nuevo, ni, según todos los indicios, algo que vaya a irse pronto de nuestras vidas, y eso es lo que explican Fernando Vallespín y Máriam Martínez-Bascuñán en casi el único libro de este recorrido temático que no tiene subtítulo, pues al parecer el asunto se explica por sí mismo, o tiene ya suficiente fuerza. El populismo se alimenta de la confusión social, depende de ella y en buena medida la multiplica para perdurar, tras detectar el “divorcio creciente entre gobernantes y ciudadanos” y la ausencia de alternativas. Pero adopta diferentes formas, se hace más o menos explícito, más o menos vil, de vez en cuando muestra caras amables o positivas. En un mundo en el que cada vez hay más líderes que parecen malos de películas de Batman, conviene estar vigilante, descodificar discursos vociferantes y huecos para mostrar sus trampas o, en el mejor de los casos, su vacío.

Encuéntralo en tu librería.