Estás navegando por el archivo de El librero.

“Librerías” de Jorge Carrión

el 23 septiembre, 2013 en Libro de la Semana

Librerías

Librerías

Carrión, Jorge

ISBN

978-84-339-6355-0

Editorial

Editorial Anagrama

Mas información

Hace unas semanas nos hacíamos eco de la publicación de este libro y ya hemos recibido la primera recomendación:

«En Librerías, obra finalista del último Premio Anagrama de Ensayo, convergen dos de las grandes pasiones del autor: los viajes y los libros. Y lo hacen a través de una prosa emocionada, a través del arrebato, mostrando, al mismo tiempo, la paciencia del amante fiel y persistente y la exhaustividad del investigador riguroso. Por lo tanto, el texto contiene exaltación, aunque también análisis y reflexión pausada.

¿Está el lector ante un libro de viajes? La respuesta es parcialmente afirmativa: traza un recorrido, extiende su mapa, define el territorio. Pero no se encorseta en dicho género. Integra, al mismo tiempo, un diario de lecturas, un estudio sociológico, un tratado de la historia de las librerías. Repasa el devenir de la venta de libros remontándose a la civilización griega, haciendo hincapié en cómo las diferentes épocas doradas u obscuras han conseguido incidir sobre su carácter y sus objetivos. Aborda cuestiones varias tales como las figuras del librero, de los productores de libros y de sus consumidores, las propias experiencias al visitar determinadas librerías, la censura, la quema de libros, la resistencia a los regímenes totalitaristas, las bibliotecas, el progreso, las ausencias y las presencias, el polvo que se deposita sobre los tomos, la memoria, el tiempo que lo devasta o lo transforma todo, la verdad y la mentira, el fuego y la ceguera (los dos mayores temores de los libreros, cuyo reino es de papel impreso).

Contiene el ensayo alusiones a librerías de los cinco continentes, librerías independientes y cadenas de librerías, librerías cuyo nombre ha perdurado en el tiempo por el fomento de la cultura que han llevado a cabo, librerías céntricas y librerías de periferia, cuchitriles repletos de libros, librerías-café y cafés-librería, librerías de viajes, auténticos palacios destinados al consumo de libros, librerías a las que se les ha extirpado el alma y librerías con carácter.

La librería es un ente vivo, mutante, que se encuentra en constante cambio y forma parte de la Historia. Puede ser híbrido, espacio de límites difusos, por las conexiones que se establecen entre lectura y alcohol, descanso, refugio, acto cultural, tertulia, belleza. La librería trasciende la idea de local expendedor de libros. Se convierte –o puede convertirse- en territorio carente de confines, en umbral que da acceso a otros mundos, en espacio en el que establecer vínculos interpersonales, en centro cultural.

Carrión ha llenado, con este libro poliédrico, el vacío que existía respecto a la documentación acerca de ese tipo de espacios en los que convergen comercio y cultura. Completan la obra diversos interrogantes y reflexiones acerca del futuro incierto de esos jardines de papel que trascienden fronteras y proyectan la riqueza léxica hasta el infinito. »

Marina P. de Cabo.

Literanta Llibres i Café (Palma de Mallorca)

“El librero”, de Régis de Sá Moreira

el 5 junio, 2013 en Libro de la Semana

El librero

El librero

De Sá Moreira, Régis

ISBN

978-84-92719-95-2

Editorial

Demipage

Mas información

En esta ocasión, queremos recomendarles un libro muy especial para nosotros: un libro que celebra la curiosa relación que puede darse entre libreros y lectores en ese espacio tan único como son las librerías. En él nos adentramos al mundo singular de “El librero“, una novela escrita por Régis de Sá Moreira y editada por Demipage.

Todo aquel que desee entrar en su librería y escuchar el prumpiprumpiprump del carrillón de la puerta debe ser consciente de que en ella se encontrará con un librero tan particular y tan amante de los libros que para él, la realidad no es la única herramienta posible para escribir el libro de la propia vida. Un librero bastante grande y ancho al que aburren las descripciones físicas, excepto aquellas que se refieren al cabello; que se alimenta de las infusiones que toma cada vez que entra un cliente a la librería; que nunca sale de ella ni cierra su puerta durante las 24 horas del día, los 7 días de la semana por si alguno de sus clientes necesita con urgencia un libro; pero sobre todo, un librero que se niega a vender basura: tan solo los libros que ama son los que habitan en sus estanterías.

«Tomó al azar un libro de su estantería. Lo abrió por la primera página, empezó a leer y sonrió. Pasó la página, siguió leyendo y se dejó caer sobre su sillón para deslizarse hacia abajo y acabar sentado en el suelo. Su sonrisa se ensanchó. No se trataba de un libro divertido, de hecho, estaba muy lejos de serlo, pero aquel era el efecto que los libros causaban en el librero. Es más, ese era el motivo por el que se había hecho librero.»

El librero, un librero sin nombre ni apellido (y maldita la falta que le hacen), se quedó solo al darse cuenta de que se había convertido en un tema de conversación para sus amigos, y de que todos sus hermanos se fueron marchando a miles de kilómetros de distancia. Al librero no le molestan las personas maleducadas ni los testigos de Jehová, ni tampoco que, de vez en cuando, los libros murmuren a sus espaldas, pero no soporta, bajo ninguna circunstancia, a las parejas.

Con una imaginación apabullante y un estilo literario sencillo, pero enormemente musical, Régis de Sá Moreira consigue con esta novela hipnotizar al lector que gusta de pasear por los pasillos de las librerías, aunque en ocasiones se sienta en ellas perdido y solo como en el medio de un océano. Este es uno de esos libros que crea una enorme complicidad entre lector y librero: por una parte, al lector que se asome a sus páginas lo acercará a este mundillo nuestro, al de los libreros, en una aproximación tan irreal como hermosa, y por otra parte, cada uno de nosotros podrá descubrir en ella ese rasgo exclusivo y diferente que posee cada lector, que le caracteriza y que hace que al entrar en nuestra librería se sienta repelido o atraído y que escoja nuestra librería y no otra. Una novela no apta para personas insensibles y lectores exclusivos de bestsellers que recomendamos leer despacito y, si es posible, más de una vez.