Indecisión de Benjamin Kunkel

el 1 agosto, 2012 en Libro de la Semana, Noticias, Portada

Indecisión

Indecisión

Kunkel, Benjamin

ISBN

978-84-233-3943-3

Editorial

Ediciones Destino

Donde comprarlo

Siendo librero es inevitable que pasen por tus manos multitud de libros a los que no prestas atención (o, quizá lo correcto sería decir, la debida atención). Es literalmente imposible discernir la calidad de muchas obras o reconocer tesoros dada la cantidad de títulos que nos llegan como novedad cada semana. Y aunque a veces una portada curiosa, un título sugerente o una sinopsis atractiva llaman tu atención, esto sólo ocurre con alguno de cada muchos.

Indecisión fue uno de esos muchos, al menos por lo que a mí respecta. La verdad sea dicha, ni siquiera lo recordaba de cuando salió como novedad en el año 2007. Su portada quizá sea bonita pero un tanto anodina (una como tantas otras). Su título, sencillo y nada sugerente. Su sinopsis… bueno, a mí personalmente no me llama la atención y creo que no le hace justicia, pero juzguen ustedes mismos:

Dwight B. Wilmerding sólo tiene veintiocho años, pero ya está en crisis. Vive en un diminuto apartamento compartido, acaba de perder su trabajo y no sabe qué rumbo tomar. Siente que no ha encontrado su lugar en el mundo por su incapacidad para tomar decisiones, hasta que un amigo le convence de que pruebe una medicina experimental, llamada Abulimix, que puede curar su abulia crónica. Entra entonces en una vorágine de decisiones y acepta la invitación de viajar a la selva de Ecuador con un amor de infancia.

Sin embargo, el próximo 15 de marzo tendrá lugar un Encuentro de jóvenes escritores estadounidenses y españoles que reunirá en el Museo Picasso de Málaga a Benjamin Kunkel con Pablo Aranda y, dado mi gusto por los escritores norteamericanos, cierta curiosidad que acostumbran a despertar en mí las primeras obras de autores que me son desconocidos y la garantía que resulta que sea la Fundación Germán Sánchez Ruipérez y la revista Granta en Español dos de los organizadores del evento, me decidí a leerlo.

Imagino que, si son ávidos lectores, no será necesario que les explique la gratificación y placer que resultan de la lectura de un libro que cogen con incertidumbre, del que no saben qué esperar y acaba resultando una historia que remueve cosas en tu interior, con la que te sientes identificado y que, cinco años después, sigue estando de primerísima actualidad (me atrevería a decir incluso que más si cabe que cuando se publicó hace cinco años). Reflejo de una generación del Primer Mundo que no encuentra su rumbo, dominada por la abulia (según la RAE, “falta de voluntad, o disminución notable de energía”)  y criada dentro del capitalismo neoliberal, Benjamin Kunkel se las ingenia para tratar (a veces sólo tocar, sin extenderse, pero dando que pensar) temas como la familia, el divorcio, el aborto, el terrorismo, las drogas, el suicidio o el incesto, por citar algunos.  Pero donde se concentra es en la incapacidad de los jóvenes de tomar decisiones y encontrar su lugar en el mundo, prisioneros de un modus vivendi quizá no de su agrado pero lo suficientemente cómodo, temerosos de salir del  confort y la seguridad de lo conocido para afrontar lo desconocido. Algo que me ha traído a la mente a los jóvenes antes del 15M, aquellos que no sabían que otro mundo fuera posible ni se planteaban que tenían algo que decir, o decidir. Una juventud que era en su mayoría abúlica y que ya no lo es tanto, donde muchos han encontrado su lugar cuando han decidido tomar la plaza, luchar por sus derechos o cambiar las cosas.

Le pregunté cómo explicaríamos la preponderancia contemporánea tan extendida de pobreza, nihilismo y otros males que estaban jodiendo la vida de tantísima gente en el mundo.

-Hay que echar las culpas a la generación directamente anterior a la nuestra, dándoles el papel de usurpadores de un régimen antiguo y honrado. Entonces los liquidamos.

-Pero a mí me caen bien mis padres.

-Pero no deberían caerte bien, ahí está el quid de la cuestión.

Es sólo un fragmento como muestra de lo que les espera si se animan a leerlo. En este libro no hay temas tabús y Benjamin Kunkel, usando como metáfora el viaje del protagonista, se preocupa de ponerlos todos sobre la mesa para radiografiar una generación.

Si se deciden a leerlo podrán estar más, menos, totalmente o nada de acuerdo con lo que lean pero, una vez lo finalicen, creo sinceramente que no podrán negar que se trata de una primera obra muy madura, valiente, políticamente incorrecta en lo necesario y una excelente puesta en escena para un escritor que, espero, tenga claro su camino y esté decidido a seguir escribiendo libros como este.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>