“Retrato de Baroja con abrigo” de Jesús Marchamalo y Antonio Santos

el 13 enero, 2014 en Libro de la Semana

Retrato de Baroja con abrigo

Retrato de Baroja con abrigo

Marchamalo, Jesús / Santos, Antonio il.

ISBN

978-84-15717-74-4

Editorial

Nórdica Libros

Donde comprarlo

Imaginen, o recuerden, o mejor, compongan un recuerdo nuevo, donde un hombre de abrigo raído, boina y un pañuelo de seda blanco cayendo sobre el pecho, cruza las manos sobre la mesa y comienza a describirse, sin prisa, eligiendo las palabras lentamente, o tal vez en silencio. Como en esa escena de la película de Juan de Orduña, Jesús Marchamalo escucha el silencioso anecdotario de lo que fue, y lo transcribe. Don Pío Baroja, sí, ese cascarrabias de voz de tiempo vivido a su manera, ese es el recuerdo para este retrato, con abrigo.

Siéntense, será solo un momento, miren: Antonio Santos le muestra los caminos con sus ilustraciones, en blanco y negro, el color de la memoria de los mitos antiguos. “Tenía Baroja un gato, negro como el de los cuentos de brujas”, y uno se acomoda ansioso, como un niño ante el último cuento, y deja que las historias sean, y de pronto Baroja ya no es un gigante, no es mármol o leyenda, es una casa vieja, fría, y manías de fin de viaje. Y entra Hemingway, Alejandro Sawa, requetés bravucones y una guerra. Nos fijamos en los somníferos en la mesilla, el “tinglado” extraño donde escribe y un par de castañas caídas junto a un abrigo con los bolsillos rotos, por donde sobresale una cajetilla de tabaco.

No se levanten, esto es solo sugestión, el escenario, abran el libro, ahora viene lo bueno, cuando la charla comienza de verdad, y uno se siente un privilegiado por tener a los mandos a alguien como Marchamalo, que cuenta tan bonito. Hoy es don Pío, pero qué más da quién, necesitamos alimentarnos de historias, de anécdotas, necesitamos la palabra para buscar y perdernos, para encontrarnos en lo humano del otro, y pensar que quizás lo único que merece la pena es ese maldito momento en que nos sentimos parte de esta especie que, de vez en cuando, es feliz soñando otros mundos, esos mundos que siempre estuvieron en este.

Adolfo López Chocarro, Librería Zubieta (Donostia-San Sebastián).

Baroja con Abrigo de Antonio Santos

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>