Naif. Súper de Erlend Loe. La ternura ingenua y extravagante de un veinteañero

el 7 marzo, 2013 en Libro de la Semana

Naíf. Super

Naíf. Super

Loe, Erlend

ISBN

978-84-15717-31-7

Editorial

Nórdica Libros

Donde comprarlo

UNA LECTURA VIGENTE SOBRE LA JUVENTUD (QUE TE ALEGRARÁ UN RATO LA VIDA).
Recibir, tocar, hojear un libro de Nórdica siempre es un gustazo. Sus impecables ediciones, el cuidado casi de artesano con el que se editan, te hacen sentir siempre que detrás de esos libros hay, además de alguien con buen gusto, un profesional que sabe perfectamente lo que se hace. Si la editorial empezó recuperando clásicos nórdicos a los que luego se sumaron otros imperdibles del mundo en su colección otras latitudes, y después sus libros ilustrados (recomiendo entre los primeros Michael Kohlhaas, entre los segundos cualquiera de Flann O’Brien, y entre los ilustrados, la poesía de José Hierro), ahora acaban de sacar una novela más moderna y absolutamente vigente. Se trata de Naíf. Súper. del noruego Erlend Loe.

     En ella nos adentramos despacio en la vida aparentemente sencilla de un protagonista que busca sentido a su vida. El momento del chasquido vital se produce en las primeras páginas cuando juega con su hermano en el jardín el día de su cumpleaños. Le hace trampa y explota. Esas lágrimas que arrecian sin parar y por las que no hay un motivo aparente le llevan a replantearse su vida, pese a sus ventitantos años. Entenderá entonces que necesita recuperar poco a poco el sentido de su existencia. Dejará la Universidad y empezará a vivir unas semanas en la casa de su hermano que se ha marchado de viaje a América. Allí recibe y contesta faxes de un amigo meteorólogo, elaborará listas de lo que necesita, le importa, quiere o recuerda sobre varios temas, y bajo su aparente ingenuidad, irá haciendo un recorrido por las preguntas filosóficas fundamentales, ayudado por la lectura de un libro de divulgación científica escrito por Paul Davies. También entablará amistad con un crío que le hará sacar lo mejor de sí, y empezará a enamorarse de una chica, todo bajo una particular y a veces excéntrica manera de ser y relacionarse con el mundo:

“Paul dice que algún día todo lo que conocemos desaparecerá. (….)
Es sobrecogedor. Poco puedo hacer que marque alguna diferencia. Resulta liberador.Mi propia responsabilidad se reduce considerablemente. Lo siento al momento. La sensación de responsabilidad se aligera. A toda velocidad.No soy casi nada.En realidad supongo que la idea debería asustarme, pero no lo siento así.Quizá el alcohol me esté engañando.Esto de que parece que el universo tiene un final, sin duda restringe alguna que otra cosa. Todos los pensamientos sobre la vida eterna se te atragantan un poco. Pero no parece agobiarme. No ahora. Al contrario. Me siento más vivo que en mucho tiempo.De pronto me resulta reconfortante tener un plazo al que atenerme.En realidad siempre he rendido más sometido a presión. Si tenemos oportunidad de desplegarnos por aquí durante algunos miles o millones de años más, yo me doy por satisfecho. Después, por mí, el universo puede ponerse a explotar y contraerse cuanto quiera. Lo fuerte de todo esto es la idea de que no he pedido estar aquí. Simplemente estoy aquí. Igual que todos los demás. Estamos todos aquí. Pero no lo hemos pedido. No es culpa nuestra.”

A través de listas simples, irá comprendiendo lo que necesita. Una pelota, un banco de piezas para golpear, una bicicleta, un amigo, una novia. Una novela de iniciación para cualquier edad, escrita en los años 90 pero con actual vigencia para cualquier joven que se replantea la vida, que no estudia ni trabaja y se angustia al pensar en el futuro. Un libro escrito con ironía, humor y ternura:

“Estoy mirando la noche con fuertes sensaciones líricas cuando de pronto aparece Borre. Le ha despertado un sueño desagradable y peligroso. Se sienta en mi regazo y lo arropo con el jersey de lana. Lo acaricio y le digo que no tenga miedo. Que solo ha sido un sueño. Y que mañana será otro día.Borre se restriega los ojos y me pregunta si le puedo cantar una canción.Claro que puedo. Le puedo cantar Fola Fola Blakken. Hay pocas cosas en el mundo más agradables que esa canción. Cuando el niño entra sonriendo en la cuadra y le dice al caballo Blakken que puede echarse a descansar, las cosas tienen sentido.Blakken, ponte a soñar. Solo con comer, solo con descansar. Y quizá al niño sacarás a pasear. Llevo a Borre de vuelta ala cama en brazos y me tumbo a su lado hasta que se queda dormido. Luego me vuelvo a sentar en el balcón. Con un vaso de agua. Miro la ciudad. La gente está dormida.”

     El editor, Diego Moreno, recomienda con habilidad y pasión (al usar el juego de las listas) su lectura por los siguientes motivos:

—Es divertido e inteligente
—Te va a encantar
—Es un libro para lectores de todas las edades
—Los jóvenes se sentirán especialmente identificados
—De alguna manera es un manual de filosofía del mundo actual
—Se trata de una de las mejores novelas nórdicas de los últimos años
—Times lo ha comparado con El guardián entre el centeno
—Ha tenido muchísimo éxito en todo el mundo
—Recibió el Prix Européen des Jeunes Lecteurs
—Es mi recomendación personal del semestre

     Espero que tras su lectura sea uno de los primeros de tu lista.
     Y el que suscribe, modestamente desde Muga, os lo recomienda encarecidamente por estos otros:

- Es una lectura tierna
- Es un libro agudo y especial
- Te deja un buen sabor de boca (y un cierto estado de felicidad)
- Te identificas con algún estado emocional alterado del protagonista (pasa por muchos)
- Quieres saber cómo acaba su aventura vital
- Se puede regalar de padres/madres a hijos/as y viceversa
- Hay personajes absolutamente entrañables
- Se lee de un tirón
- Si de verdad no te gusta, yo mismo te devuelvo el dinero
- Es un autor nórdico…¡y no es de novela negra!

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>